«La absurda ley de Murphy & Jones»

by - 11:00

Prólogo

«Hola oscuridad, vieja amiga,
he venido de nuevo a hablar contigo».

The Sound of Silence, Disturbed

 

Septiembre

 

Lara

 

«Tres meses. Solo ha tardado tres meses en reventarme de nuevo la vida, poniendo patas arriba la tranquilidad que, hasta hace exactamente noventa y dos días, tenía.

—¿He… —Me aclaro la garganta porque el dolor se me acaba de agarrar con fuerza y mejor no hablemos de la ira—. ¿Hemos?

—¿Sabes la publicidad que te está generando esto? Hay muchos más clientes. 

—No me lo puedo creer. —Me muevo como una leona enjaulada—. Liz, ¿sabes lo que supone esto para mi negocio?

—Un incremento de clientes. —Se ríe de forma sarcástica—. Vamos, hermanita, no seas mojigata. ¿Qué problema hay?

—¿Cuánto tiempo llevas planeando esto? Porque, según Nic, estabas tratando de averiguar de dónde salieron y cómo llegaron a los medios, pero ya veo que habéis trabajado muy bien de la mano. Siempre haces lo mismo. —Siento tanta decepción y rabia que no sé si voy a llorar o a liarme a tirar lo que tengo cerca.

—No, no lo hago. —Mi hermana, como siempre, se pone su corona de reina del drama, de víctima oficial y comienza a atacar con su gran arsenal de mierda—. Si tú no sabes lo que hacer con tu vida, no es mi problema. —Está llegando su versión más destroyer y yo, que también la tengo y es muy chunga, estoy tratando de contenerla. 

—Elisa.

—Liz. 

Me corrige rápidamente y comienzo a ver que su gesto cambia. Vuelve a ser la impertinente y con ínfulas de diva que puso sus pies en mi bakery el cinco de junio.

—Disculpe, Liz Jones. —Sonrío y siento cómo se llena la parte de mi cerebro de la ironía. Que yo no sé si funciona así, pero en mi cabeza me imagino una sala que comienza a inundarse con mucha ironía y termina explotando—. Qué bien pensaste en tu apellido de Reina de Hollywood. 

Mi hermana, la que chulea diciendo que los guiones no tiene casi ni que estudiarlos, no comprende a lo que me refiero. Ella será la inteligente, pero yo siempre he sido más lista. 

—¿No recuerdas la ley de Murphy y la de Jones?

—Asume que si tu vida es una mierda, no es culpa mía, Lara.

—¿Que mi vida es una mierda? —Abro mucho los ojos y suelto una gran carcajada—. Tengo un negocio que me apasiona y que va como nunca me imaginé que iría. Tenemos que rechazar pedidos porque no doy abasto. Mi vida será una mierda, pero bien que la quieres para ti. Al menos estos meses te hubiese gustado tenerla. 

—Tu hija te odia. —Mi hermana no es capaz de ocultar nada en su tono de voz, siempre ha sido uno de sus puntos débiles. El otro: el chico de las demás.

—Bueno, yo a mamá también la odiaba a veces, pero era porque se comportaba como una madre, no como la amiga guay que quería tu sobrina. Ha comprendido que lo que las madres hacemos no es por joder, es por hacer que sus vidas sean mucho más fáciles. Gracias a que ella tiene más cerebro Köhler que Jones. —Intento acercarme a mi hermana.

—Vives en una ciudad de mierda, en la que lo máximo que puedes hacer es matarte a trabajar, para que dos hipsters se coman tus putas magdalenas de colores y las suban a un perfil de alguna red social que nadie ve. 

Eleva el tono de voz tanto que veo en su cara que se ha hecho daño en la garganta. Parece que mi ira se ha traspasado a su cuerpo. Yo ahora mismo estoy soltando lastre, sacando piedras de la mochila y atreviéndome a decir lo que jamás pensé que haría: que mi hermana es un ser tóxico que quiere que todos vivamos bajo su yugo. Me da pena.

Una versión de The Sound of Silence de Simon & Garfunkel está poniendo banda sonora a la escena, como si fuésemos parte de una película de Hollywood. 

 

Porque una visión, arrastrándose suavemente,
depositó sus semillas mientras yo estaba durmiendo,
y la visión que fue plantada en mi cerebro,
todavía permanece».



 

Link para leer GRATIS 8 capítulos de la novela 



Disponible en digital 

y gratis con Kindle Unlimited

http://bit.ly/LaAbsurdaLeydeMurpyyJones





You May Also Like

0 Comments

NO TE PIERDAS NADA