De carne y hueso

by - 08:00



¿Qué es lo mejor de ser escritora?

La hoja en blanco. 

El cursor parpadeando. 

Las primeras dos mil palabras. 

Las primeras cincuenta páginas. 


Dar rienda suelta a tu imaginación.

Crear personajes que van a enamorar.

A otros a los que van a odiar. 


Documentarte sobre localizaciones. 

Documentarte sobre la cultura de la zona. 


Documentarte sobre tipos de personajes. 

Documentarte sobre esos personajes. 


Y, señoras, esta os aseguro que es la mejor parte. 


¿Que a qué viene todo esto?


En varias encuestas de los Stories en Instagram el resultado fue que queríais saber el proceso de escritura, cómo trabajo y mi forma de crear. 


Ya os avisé que mi método no es ni mucho menos el perfecto y sigo aprendiendo cada día. Pero en una cosa sí que os aseguro que soy summa cum laude: encontrar a los personajes de carne y hueso en los que baso mis personajes


Y esta, señoras, es una de las nuevas secciones del blog dentro de las curiosidades de mis novelas: de carne y hueso.


¿Que de qué va?


Sencillo. 

Ejemplo muy gráfico. 


Personaje de una novela.

Ojos azules.

Pelo moreno.

Cuerpo atlético. 

Pequeño bañador blanco. 

Barca en la costa de Capri. 


Bueno. 


Que le quitamos el bañador y la barca y sigo viendo a este señor cuando leo ojos azules, moreno y alto. 


Será un problema mío, pero seguro que cada una de vosotras tienen en la cabeza a un actor, modelo, cantante o conocido en el que pensáis de forma recurrente. 


Nos imaginamos a alguien cuando leemos, es lo más normal si una novela está tan bien escrita como para ver la película ante nuestros ojos. Es inevitable, al menos para mí. 


Les vemos, les sentimos y hasta les olemos. 

Y nos alegran la vista cuando la escritora nos muestra en quién se ha basado ella. 


Aunque muchas veces ni siquiera coincidamos. Cada una tenemos nuestros fetiches en cuestión de personajes. 


Tal vez para otra lectora el moreno alto de ojos azules sea el señor Cavill.



O tal vez Mr. Somerhalder.



Y esto es lo fabuloso de las novelas. 
Yo escribo pensando en un muro. 

Las lectoras puede que vean al mismo 

o se imaginen a otro. 

Esta es la maravilla de cada novela. 


Pues en esta nueva sección os iré presentando a los personajes en los que yo pensaba al escribir al fabuloso señor McArddle (el de azul de arriba), al encantador Enol o al irreverente de Jeronis; a la dulce Lara, a la asombrosa Lucía y demás protagonistas y secundarios de mis novelas. 


Les iréis conociendo por novelas y con nuevas secciones que iré añadiendo. 


No puedo añadir mucho más a esta entrada por ahora, pero os aseguro que será una pasarela de imágenes que os va a enamorar. 


¿Un aperitivo?



No os podéis imaginar el trabajo duro que significa tener que buscar imágenes para quedarte con sus facciones, sus gestos y su forma de quitarse la ropa sonreír. 


Esto y mucho más encontraréis en este post mensual. 


Espero que os alegre la vista y tal vez os vaya dando píldoras de nuevos musos y musas. 


Podéis comprobar que ser escritora es un trabajo arduo y muy duro. 



«Ser escritora es un trabajo increíble».




You May Also Like

1 Comments

  1. Si es que por ti descubrí al señor Gandy hace año, y le ponía cara a todo personaje con sus facciones.

    ResponderEliminar

NO TE PIERDAS NADA