Sororidad de verdad

by - 06:30



Siempre digo que el oficio de escritor es muy bonito. 

Tiene sus cosas buenas y malas. Está claro.

No vamos a idealizar una vida bohemia.

Pero es el mejor trabajo del mundo. 

Así de claro. 

Cuando empecé a publicar –escribir fue muchísimos años antes– no me podía imaginar lo que este mundo me deparaba. Es más, ha superado absolutamente todas mis expectativas. 

Tanto en lo bueno como en lo malo.

Y hoy me voy a centrar en algo de lo que he aprendido a base de jardines. 

Sí, lo que lees.

De jardines. 

Y un día como hoy, 8 de marzo Día de la mujer, tiene mayor sentido. 

Es bien sabido que en el mundo de la romántica el 90% de las novelas son escritas por mujeres y somos las que más nos movemos por redes sociales. 

Nota: 

Quédate hasta el final del post. 

Te aseguro que si cambias escritora de novela romántica por influencer, maquilladora, bloguera, booktuber, youtuber o cualquier profesión en la que haya muchas mujeres a tu alrededor... tendrá el mismo sentido para ti. 

No sabemos el por qué, pero en un ambiente con más mujeres que hombres, los cuchillos vuelan y acaban clavados en muchas espaldas. 

Vamos de feministas, de empoderadas y de que llevamos tatuada la palabra sororidad a fuego en nuestra frente. 

Tal vez ese sea el problema. 

Que va tatuado en la frente para que lo vean como en un escaparate y no en el cerebro para que sepamos realmente lo que es. 

¡Ojo!

Que no digo que el 100% de las mujeres seamos así. 

Ni mucho menos. 

Pero hay un porcentaje tipo manzana pocha llena de mierda que jode la cesta al completo. 

Empuñamos una bandera de compañerismo, de sororidad, apoyando a todas las mujeres... mientras no nos pisen lo que creemos que es nuestro.

Vamos de que nos gusta ayudar, de que nos encanta compartir nuestros conocimientos, contactos y nuestro arte, pero...

Ay, amiga, cuando se meten en nuestro jardín. 

El que creemos que es único y exclusivo. 

Atacamos con nuestro set de herramientas pequeñitas y cuquis. 

Mi amiga la RAE define sororidad como: 

1. f. Amistad o afecto entre mujeres. 

2. f. Relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento. 

Así es que es el afecto o mejor, llamémosle respeto, entre mujeres para luchar por ser quienes queremos ser. Alzándonos, levantándonos al cae o evitando que caigamos si es posible tendiendo una mano, marcando un camino para otras que tal vez no lo encuentran; abriendo paso en selvas peligrosas y bosques oscuros, haciendo que se escuchen voces la mayor parte de las veces acalladas con gritos de «Tú no puedes» o «Tú no vales para eso» o el más temido «¿Quién te crees que eres para ponerte a hacer eso y no buscarte un trabajo de verdad?». 

Sobre este tema podríamos sacar varios artículos con mucha chicha. 

Pero eso para otro día.

Y realmente en vez de hacer todo eso, ¿en serio nos empeñamos en ponernos la zancadilla?

Y reírnos o criticar o señalar o mofarnos o dejar mensajes cobardes y encubiertos en redes; o escribir sobre esa persona a la que queremos joder en una de nuestras novelas y ponerla de zorra asquerosa para arriba...

Joder, chicas. 

¿No hemos aprendido nada en todos estos años?

¿No nos ha costado sangre, sudor y lágrimas llegar hasta donde estamos?

¿No sería mejor quitarnos los miedos, atar a esa impostora que nos ataca y que nos hace ser unas zorras, para ayudar a las demás, a las que emprenden un camino que no conocen?

Si has respondido que sí, bienvenida a mi jardín. 

Pasa.

Es pequeño, lo he ido creando poco a poco, sin intención de que sea el más bonito, sin que sea exclusivo o necesites un pase VIP para entrar.

 

En el mío hay cabida para mujeres de todo tipo, amigas recientes, las viejas glorias y las nuevas que llegarán  

Tengo vino para celebrar las bienvenidas. 

Más vino para brindar por cada logro.

Mucho más para reírnos de nuestra cagadas. 

Si tu respuesta a mis preguntas es no... 

Ay, amiga, entonces tú no comprendes de qué va el día de hoy, de qué vamos las mujeres y deja la palabra sororidad para quienes realmente amamos a las mujeres y ser mujeres por encima de todo.

Aclaro. 

Hablo en primera persona del plural aunque no me reconozco en las críticas, en las mofas o en las zancadillas, pero seguro que en algún momento me he comportado como una pequeña zorra. 

Si ha sido así, si lo has sentido así, lo siento.

Lo siento mucho. 

No ha sido mi intención. 

Pero si ahora necesitas una amiga, un apoyo, un hombro en el que llorar, una borrachera para soltar mierda, alguien que no te juzgue, que te ayude, que te cuente su experiencia o lo que se te ocurra aquí te dejo mi e-mail: info@martalobo.es 

Escríbeme y hablamos.

O no.

Los silencios a veces también son muy importantes. 

Disfruta de nuestro día, pero con cuidado. 

Estamos en plena pandemia. 

Yo te cuido quedándome en mi casa sin juntarme en una manifestación. 

Haz tú lo mismo por mí. 


You May Also Like

2 Comments

  1. Enhorabuena! Un placer leerte.
    Por supuesto que estoy en tu jardín.
    Un beso enorme����

    ResponderEliminar
  2. Yo no podría explicarlo mejor, gracias por tus palabras y por dejarme un sitio en tu jardín 😘

    ResponderEliminar

NO TE PIERDAS NADA